Maños truenan y la audiencia electrizada grita, "¡Otro! ¡Queremos otro cuento!" La cuentista garífuna, Lala se rinde, "Esa no es una fábula Anancy, sino una historia de engaño injusto. Creo que la gozarán de todas formas..."

Una vez, había un rey, quien se casó con una mujer. Luego tuvieron niños. Una comadrona atendía a la esposa cuando los criaba. La bruja vieja llevó a los niños al quinel y le dio gatos como hijos. Así pasaba - tuvo tres niños y tres gatos tenía. Y mientras, los niños se perdían en el quinel.

Fue de mal en peor - hasta que un día, la esposa estaba sentada al pie de la casa del rey como una esclava. Todo el que pasaba la escupía. Cuando ya estaban crecidos los niños, pasaban al frente de ella un día. La esposa los deseaba. Decía que si fueran hijos de ella, ¡que bonito sería!

Cuando los zipotes llegaron a la casa de la viejita, le dijeron lo que había dicho la esposa. La viejita les dijo, "Si ella les vuelve a hablar, dígales que ella los botó al quinel cuando fueron sus hijos."

Al siguiente día, pasaron de nuevo. La esposa les volvió a hablar. Y ellos le contestaron cantándole, "Cuando fuiste hijo mío, me botaste a un quinel. Cuando fuiste hijo mío, me botaste a un quinel..." Así iban y iban....

Bueno, ella se puso arisca y se dijo, "¿Serán mis hijos? ¿Será que esta viejita me echaba gatos?"

Un día, el rey hizo una fiesta y invitó a todos estos niños a la fiesta. En la fiesta, él estaba bien encariñado con ellos. Él se sentía un poco arisco porque pensaba de que eran hijos de él. Es porque los quería mucho. El rey mandó a averiguar y iba averiguando sobre ellos. Le dijeron que una viejita a la orilla del quinel los había recogido, y que ella los había criado. Él mandó a hacer unos exámenes por ellos, y salió de que eran hijos de él.

Tan pronto como supo que eran hijos de él, los sacó. El rey mandó a que se lave su esposa con un montón de jabones y alcohol. Le echó criolina, limones, de todo un poco, para lavar a esta señora para que volviera una dama. ¡Y así fueron felices hasta el resto de sus vidas!

¡Escuche a Lala contar otra historia cautivante! - La fábula del león y la zorra.

 

< 1 I 2 I 3 I 4 I >

Crédito: Leyenda contada por Eulalia "Lala" Castillo; Triunfo de la Cruz, Honduras; julio 1998. Transcripción por la Asociación Cultural Incorpore.© Todos derechos reservados. Introducción y revisión por K.Stevens, Stanford Centro de Estudios Latinoamericanos, 1/2/00.